Opinion

EL amor lo es todo, TODO.

18/03/2019

Por: Jhamil Mita Sangüeza

Un día como hoy, hace dos años me encontraba en uno de los destinos más románticos del mundo según National Geographic, “El Parque del Amor” (Lima-Perú) calificada así no solo por su gran escultura de la acaramelada pareja en la cima de un acantilado, sino también por su espectacular vista al océano, rodeado de flores y frases románticas en sus muros, un escenario extraordinariamente romántico, estoy seguro que mismo escenario se disfruta en rinconcitos de París, Venecia, Bali o Bahamas. Mientras el amor fluía en el aire, me pregunté ¿Qué pasaría si un pedacito de ese fluir lo esparciríamos por todo el mundo? La respuesta fueron sencillamente tres palabras “definitivamente, todo cambiaría”.

Si las parejas se amaran de verdad no habría infidelidades; si amaramos a nuestro prójimo no habrían malos tratos, murmuración, egoísmo, envidia, apatía, indiferencia, daños psicológicos y físicos, estos últimos son los más graves, donde lamentablemente consecuencias de lo contrario al amor, llegan a ocurrir las violaciones y hasta homicidios, todo esto sin duda es lo que nos destruye como sociedad; si los militares y policías amaran a quienes en teoría deben proteger no habrían abusos ni extorsiones, si los jueces amaran su trabajo y se regirían a las leyes no habría tanta injusticia; si los parlamentarios y asambleístas amaran a su pueblo antes que a su partido no callarían tanta corrupción e irregularidad, si los servidores públicos amarán a su pueblo servirían de verdad a los suyos y no se servirían del pueblo; si los políticos amaran a su gente gobernarían pensando en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones, si el presidente Evo Morales amarara a los bolivianos se dedicaría a gobernar y no a alimentar su ego desmedido de Semidiós, claro ejemplo el museo en Orinoca que costó 7 Millones de Dólares, o el espantoso edificio que está detrás del verdadero Palacio de Gobierno con una inversión innecesaria de 36 Millones de dólares, o el lujoso avión presidencial para viajes internacionales que costó alrededor de 38,7 millones de Dólares y otros dos helicópteros para los viajes al interior del país, cada uno con un costo aproximado de 5,5 millones de Dólares y solo por mencionar los últimos cinco vehículos blindados que el Gobierno adquirió para la seguridad de su presidente, todos los motorizados con un costo que superan los 900.000 Dólares. Si comparamos con nuestros ingresos diarios mensuales o anuales nos daremos cuenta la magnitud de los números.
Es tiempo de resarcir el desorden moral que en pequeña o gran medida hemos venido causando, un desorden sociocultural que viene de nuestros antepasados y que en definitiva si no hacemos algo al respecto, son nuestros hijos quienes pagaran las consecuencias. Subámosle a las virtudes, bajémosle a las viejas manías. Más desprendimiento humano menos indiferencia, más respeto menos miedo, mas simpleza menos complejidad, pero sobre todo más amor y menos odio.

Ya lo decía Pablo de Tarso en la preeminencia del amor, podemos ser las personas más eruditas del mundo, las personas más caritativas del mundo, las personas más extraordinarias del mundo, pero si no tenemos amor nYa lo decía Pablo de Tarso en la preeminencia del amor, podemos ser las personas más eruditas del mundo, las personas más caritativas del mundo, las personas más extraordinarias del mundo, pero si no tenemos amor nada somos.
“El amor lo es todo, TODO”.

//Jhamil Mita Sangüeza es Médico, miembro del Centro de Innovación del Pensamiento Político, Vicepresidente de la plataforma ciudadana Sos Bolivia//

PUBLICIDAD
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar