Opinion

¿Es Bolivia el país donde nos gustaría vivir?

De dónde venimos, donde estamos y a donde vamos

Por: Jhamil Mita Sangüeza

Si hablamos de gustos me gustaría que Bolivia sea el país de las maravillas, pero ambos sabemos que no es más que una utopía. Vivir en un país donde reinen la paz, el amor y la prosperidad está cerca a nuestros deseos pero de momento muy alejado de nuestra realidad; digo de momento porque ¡Mientras hay vida, hay esperanza! esperanza que nos llena de fuerza y energía para conquistar sueños, sueños por ejemplo de convertirnos en el país más feliz de mundo, ¿Por qué no? Sabías que el informe final sobre la felicidad mundial 2018 de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas clasifico 156 países en los que puntuó el PIB per cápita, apoyo social, esperanza de vida sana, libertad, confianza, generosidad, ausencia de corrupción, entre otros; colocando a Finlandia en el primer lugar, seguido de sus países vecinos Noruega, Dinamarca, Islandia; vale recordar que ya anteriores encuestas habían concluido que Finlandia era el país más seguro, estable y mejor gobernado del mundo.

Mientras que Bolivia poco a poco va convirtiéndose en el país peor gobernado del mundo, no hace falta mencionar encuestas solo hace falta abrir los ojos y ver nuestra triste realidad sumergida en la corrupción, persecución política, violación a la constitución y a los derechos humanos; solo para tener una idea vamos a entrar en el paralelismo, según los últimos datos emitidos por el Banco Mundial el PIB per cápita de Bolivia es de 3.393$ frente a los 45.703$ de Finlandia o mayor aún, Qatar que ostenta 137.162$ al año por ciudadano, otro parámetro, la esperanza de vida, Bolivia con 69 años, Finlandia con 81 años; si seguimos investigando nos encontramos con el Índice de Corrupción Gubernamental, en la tabla se observan 180 naciones, la peor calificada de nuestra región es Venezuela, le siguen Haití, Nicaragua, Guatemala y no muy lejos Bolivia entre los peores calificados sobre la percepción de corrupción. Para rematar el Banco Central de Bolivia en septiembre del pasado año emitió un informe que la deuda externa pública de Bolivia llegó a alcanzar los 9.713,2 MILLONES de dólares, la más alta de todos los tiempos. Así estamos, mientras Chile y Brasil acuerdan corredor bioceánico sin incluir Bolivia, el Dakar ni porsiacaso pasa por nuestro país y claro ¿Quién querría relacionarse con un país cuyo gobierno es problemático?

Venimos de una crisis generacional incrustada en la corrupción y el estancamiento; es evidente que hoy a diferencia de antaño hay un despertar de conciencia y la gente ya no es tonta o inocente para que mejor se lea, sin embargo es una masa que se encuentra callada, el Presidente Donald Trump la llamaba “la mayoría silenciosa” y es una mayoría de millones de personas que están dándose cuenta que el poder político esta cautivado por la izquierda y por supuesto antes por la derecha, como resultado hay un pueblo olvidado, empobrecido arto de este sistema. Ante un año electoral, a dónde vamos dependerá de nosotros los ciudadanos y de quienes elijamos como gobernantes. A los que sean electos en nueve meses, es tiempo de recobrar la esencia de la política y de servir con el corazón, no de servirse a los bolsillos. Solo así nos encaminaremos al país de las maravillas y no al abismo sin fondo como lo venimos haciendo.

//Jhamil Mita Sangüeza es Médico, miembro del Centro de Innovación del Pensamiento Político, Vicepresidente de la plataforma ciudadana Sos Bolivia//

SÍGUENOS EN FACEBOOK
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar