Opinion

Reencauzando la lucha por la democracia

31/05/2019

Por: Jhamil Mita Sangüeza

Desde el 2016, empezó la batalla por la democracia, después de que no se haya respetado los resultados del referéndum del 2016, donde el pueblo decidió la NO modificación del artículo 168 de la CPE. Si bien no se modificó, debería respetarse, pero el TCP con el fin de favorecer al gobierno, declaró inaplicable dicho artículo bajo un fallo, violando la C.P.E. y bajo el argumento absurdo del que se le estaría negando el derecho humano a un ciudadano, ilógicamente respaldándose del pacto de San José de Costa Rica en su artículo 23, mismo que no se refiere a un derecho humano si no más bien a un derecho político, lo cual dejaría sin sentido el fallo inconstitucional e ilegal dictado por el Tribunal Constitucional Plurinacional, esto significa que la actual repostulación del candidato del MAS, es totalmente ilegitima e ilegal porque no se está respetando la Constitución Política del Estado.

Desde el momento que no se respetó los resultados del 21F entró en terapia intensiva la C.P.E., por ende también nuestra democracia, ambos se encuentran entre la vida y la muerte.

Este hecho (la violación de la CPE) puso en «jaque» a las plataformas y activistas que defendemos el 21F, donde, ante una absurda ilegalidad, causó desconcertación en la población y estado de «shock» al no saber cómo responder, cuando las de ganar la tiene el pueblo. Y es que ahora la lucha no se trata de defender simplemente un voto, el 21F o el referéndum, ya no se trata de una disputa entre los que dijeron SI y los que dijimos NO, se trata de defender la Constitución Política del Estado, aquella que debe regir una nación y que el día de hoy está siendo violado, vulnerado y pisoteado a la vista de todos, en complicidad de las autoridades; pero los violadores están apuntado, no sólo a violar, sino asesinar lentamente la Carta Magna hasta terminar con la vida de la democracia en Bolivia, y lo peor a la vista de todos, sin vergüenza alguna.

SÍGUENOS EN FACEBOOK

Durante más de tres años estuvimos defendiendo y exigiendo respeto al 21F es decir al Art.168, pero este artículo es como el apéndice de un cuerpo humano, el corazón de la CPE es el Art. 108 en el que a través de los deberes nos da el poder a nosotros los ciudadanos de “Cumplir y HACER CUMPLIR la Constitución y las leyes”. El gobierno en complicidad con el TCP, TSJ y TSE, está pisoteando muchos artículos, pero están apuntando al corazón (art. 108) de la CPE, de lograrlo sería el fin de un estado democrático.

Reencauzar la lucha no es olvidar el 21F, es al contrario exigir que se respete no solo el Art. 168, sino toda la Constitución Política del Estado. No respetar el 108, es no respetar la Carta Magna, y no respetar la Carta Magna es quitarle la vida a la democracia en el país.

El fallo del TCP, que sentenció inapliacable el art. 168, es totalmente ilegítima, ninguna ley o convenio externo, como el Pacto de San Jose, no pueden estar por encima de la C.P.E., así lo dice nuestra Carta Magna:

Art. 410 JERARQUÍA NORMATIVA Y REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN.

I. Todas las personas, naturales y jurídicas, así como los órganos públicos, funciones públicas e instituciones, se encuentran sometidos a la presente Constitución.
II. La Constitución es la norma suprema del ordenamiento jurídico boliviano y goza de primacía frente a cualquier otra disposición normativa. El bloque de constitucionalidad está integrado por los Tratados y Convenios internacionales en materia de Derechos Humanos y las normas de Derecho Comunitario, ratificados por el país. La aplicación de las normas jurídicas se regirá por la siguiente jerarquía, de acuerdo a las competencias de las entidades territoriales:

1. Constitución Política del Estado
2. Los tratados internacionales
3. Las leyes nacionales, los estatutos autonómicos, las cartas orgánicas y el resto de legislación departamental, municipal e indígena.
4. Los decretos, reglamentos y demás resoluciones emanadas de los órganos ejecutivos correspondientes.

El artículo 410, nos dice que no hay nada que pueda estar por encima de la CPE, por ende es nuestro deber y obligación hacerla cumplir, amparados en ella misma.

Hoy más que nunca, convócate a luchar y esta lucha no se trata simplemente de la defensa de un voto, se trata de defender ahora el órgano vital de la CPE el artículo 108, y a través de él nuestra Carta Magna. “LA SOBERANÍA RESIDE EN EL PUEBLO”, en usted y en mí. (Art.7 CPE)

//Jhamil Mita Sangüeza es Médico, miembro del Centro de Innovación del Pensamiento Político, Vicepresidente de la plataforma ciudadana Sos Bolivia//

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar